Cómo aplicar la espuma de poliuretano

En todo hogar debería haber al menos un bote de espuma de poliuretano. Es algo muy barato de conseguir, fácil de aplicar y práctico para una gran variedad de problemas. Principalmente se utiliza para los aislamientos y sellados, protegiendo tanto del frío como la calor.

Con esta espuma, podemos proteger tanto nuestras puertas como nuestras ventanas sellando los marcos de las mismas. Además, también podemos sellar tuberías, cables que pasemos por las paredes, enchufes… todo aquél lugar por el que podamos perder eficiencia energética. Aquí puedes ver más información sobre el poliuretano y sus propiedades aislantes.

Cómo aplicar la espuma de poliuretano

  1. La superficie sobre la que apliquemos la espuma debe ser firme y estar totalmente limpia, especialmente de polvo o grasa que pudiera provocar una mala adhesión.
  2. Lo siguiente es humedecer los soportes para mejorar el espumado y por tanto se acelere la reacción.
  3. Ya con el bote en la mano, agitamos el envase fuertemente y le ponemos la boquilla de aplicación.
  4. La aplicación deberá efectuarse con el envase invertido (boquilla hacia abajo).
  5. Rellena la junta hasta la mitad aproximadamente, ya que la espuma duplicará o triplicará su tamaño.
  6. Utilízala en zonas bien ventiladas, ya que podría causar una intoxicación.
  7. Una vez que esté seco, podrás retirar el sobrante, pues se corta fácilmente con un cuchillo o cúter.

Fuente:  hogarmania.com

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *