Cómo montar los muebles de una cocina

Cada vez se está afianzando más la tendencia de DIY (do it yourself) en todo en general. El sector hogar no ha quedado aislado a esta tendencia, especialmente desde la llegada de IKEA. Ahora vas, ves los muebles que te gustan, los compras y directamente te los dan embalados en una caja en la que no ves nada. Cuando llegas a tu casa, abres la caja y encuentras una pequeña hoja con las instrucciones y una bolsa con tornillos e incluso herramientas necesarias para el montaje.
entrevista IKEA

Esto es así, ahora si quieres una cocina la buscas en internet (aquí te dejo algunas cocinas a buen precio de Sercosan si estás aún buscando modelos) y la que te guste la tienes al día siguiente en tu domicilio de manos de cualquier agencia de transporte. No obstante, como mucho el amable repartidor te ayudará a transportar el paquete hasta tu puerta. De ahí en adelante, la responsabilidad es totalmente tuya.

¿Cómo monto la cocina?

  1. En primer lugar, lo fundamental es tener las dimensiones de la habitación y de la cocina claras. Así mismo, debemos tener marcadas las alturas de los diferentes módulos y la distribución en general. Siempre debemos de partir desde una esquina para aprovechar mejor el espacio.
  2. Normalmente, las cocinas se comercializan bajo módulos. Por ello, el primer paso será montar los módulos ya que normalmente se embalan desmontados para ocupar menos espacio. Suelen ir todos los tornillos incluidos, así como las tuercas y pies. Lo más importante en este paso, si queremos que la cocina dure tiempo, es utilizar una escuadra para conseguir unos ángulos totalmente rectos a la hora de hacer la caja exterior de los módulos y a la hora de poner las estanterías.
  3. Finalizado el paso dos, nos pondremos a colocar los módulos altos. Son los primeros pues son los que se quedarán fijos, ya que los módulos de abajo pueden ser movidos más fácilmente. Para que la cocina se quede bien visualmente y prácticamente, debemos controlar muy bien la altura a la que los ponemos y asegurarnos que en cualquier lugar esté a la misma distancia del suelo, manteniendo un correcto nivel.
  4. Con los módulos superiores de la cocina anclados, y los inferiores puestos en su sitio, iremos a por los detalles: cornisas, puertas y cómo no, la encimera (lo último). Las puertas es lo más fácil, pero también lo que mayor dedicación y concentración requiere, para que al cerrarlas encajen perfectamente en su lugar. Además, son lo que más susceptiblemente puede perjudicar la estética de la cocina.
  5. Finalmente, instalaremos la encimera  asegurándonos con un nivel que queda plana para evitar que si cae agua termine en el suelo. Y woliá, cocina terminá.

Antes de empezar, te será de gran utilidad los consejos que te dan los chicos de Leroy Merlin en su canal de Youtube:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *