Cómo ventilar un sótano

Ey chicos, ¡Qué tal! Hoy vengo a dejar constancia de mi último fin de semana, que ha sido algo bastante más avanzado y complicado que cuando hacía pulseritas. Debe quedar claro que no ha sido cosa de un día ni de dos, ya que venía preparándolo hace tiempo. Mi mujer se quejaba de que le faltaba aire cuando bajaba al sótano y además se acumulaban olores ya que tenemos un pequeño almacén de cocina, además de humedad.

La solución según varios conocidos míos venía de mano de conseguir ventilar mejor el bajo, ya que apenas tenía la ventanita que se puede ver en la foto. Y bueno, tras solicitar presupuestos a diversas empresas de climatización decidí que me aventuraría a hacerlo yo mismo, porque el precio era demasiado alto para la necesidad que tenía yo. Lo que hice, fue aprovechar esa pequeña ventanita para conectar un extractor de aires de gran tamaño, tipo industrial.
phoca_thumb_l_sotano_gines_ventilacion_0021

El resultado creo que ha sido bastante bueno, aunque sinceramente creo que para el tamaño que tiene el sótano me hubiera bastado con la mitad de tubos/extractores, ya que ahora parece hasta que hace corriente. Aprovechando las obras coloqué un pequeño extintor y pinté la columna con una línea roja, ya que mi mujer ya le dió un pequeño golpe al pilar hace un año.

¿Cómo lo he hecho?

Los materiales que he utilizado han sido los siguientes:

  • Material de ventilación: por recomendación de unos conocidos, solicité los materiales en Fumistería.es. Compré dos cajas de ventilación a nivel industrial, ya que los extractores domésticos me parecieron de risa; y los tubos necesarios para conectar el exterior con todo el sótano. Tras hablar con la tienda, me recomendaron la línea helicoidal para el cometido, ya que pedí que fuese un material bueno y duradero, aunque el coste fuese algo superior.
  • Material de fijación: aunque los tramos de los tubos en sí no pesan mucho, cuando juntamos todo el cuadrilátero que he creado bordeando las cuatro paredes con los tubos, el peso requiere unos buenos anclajes. He utilizado garras de ferretería con tornillos de 9mm, para asegurarme que no se caerá.

La instalación no ha sido demasiado compleja, pues básicamente ha sido ir anclando tramo por tramo y casando con el siguiente. En cuanto a la configuración del extractor, no tiene gran robótica, tan sólo varios niveles y dos conectores eléctricos. Con estos conectores me he bajado dos interruptores a las paredes para no tenerlo encendido de continuo.

Si necesitáis ayuda para el sellado de la ‘chimenea’, os dejo un vídeo de cómo hacerlo, aunque también se podría realizar con espuma de poliuretano que aisla más y sella mejor.:

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *